30 diciembre 2016

Adiós, 2016

Se va el año y es época de recordar y hacer un balance de lo que ha pasado este año. Y la verdad es que no quiero hacerlo. No quiero recordar.

Ha sido un año con cosas muy buenas y con momentos muy malos. 

He terminado la carrera, he empezado a trabajar, me he mudado de casa (a medias), he escrito, he leído, he ido a un montón de conciertos, he viajado, he bebido miles de cervezas, he vivido poemas, he conocido a gente preciosa que me hace muy feliz. Y he disfrutado con la gente que quiero que ya conocía y con los que soy feliz.

Pero ha habido cosas malas, dentro de esta cabeza y este corazón, y fuera. He sufrido por personas a las que quería. He perdido a mi abuela, que si está en un Más Allá, espero que sepa que la quiero. He pasado momentos de tristeza, he llorado, me he sentido solo (demasiado). 

Si tuviera que hacer un balance, diría que el 2016 ha sido un mal año. Pero un mal año con cosas buenas. Lo he llevado bien, he vivido (o me he dejado vivir). Me han ayudado a vivir muchas personas. Eso es lo que vale la pena. Las personas.

Queda un día de este año y empezará el 2017. Prefiero los años impares, creo. A ver si hacemos del 2017 un buen año, porque es algo que no viene solo, hay que hacerlo. Hagámoslo juntos.

21 diciembre 2016

Apretar mucho los dientes cuando duermes


El desdén de una mirada que ya no muerde
-dulcemente-,
la experiencia inexacta de no tenerse a uno mismo,
una
                 rata
                                   muerta
que no deja pasar el agua por el sumidero.
Que no deja fluir las lágrimas,
que sigue mordiendo y contagiando,
una rata que es veneno dolor muerte.
Volver a ser uno sin idilios ni aviones de papel,
agarrar las manos en el abrazo,
soñar que seguimos soñando.
Volar en alfombras que son raíces.

La estufa fría del dolor y la amargura
se pudre en el fango sórdido de tus pupilas tristes.
El llanto es ahora lodo, la cara es barro,
la sonrisa es mierda.
Somos curiosos incluso cuando no queremos querernos.

Amar es dar lo que no tenemos incluso cuando no tenemos nada.
Amar es apuñalarse y tragar la sangre.
El amor y la muerte se parecen demasiado.
Demasiado a verte y no tocarte
por miedo a abrasarme las manos.
Huele a podrido y no son mis sueños:
son tus pestañas que, preciosas,
aletean mágicamente como murciélagos chupasangre.
Mariposas negras que arrancan la piel a mordiscos.
Qué bonitas tus pestañas cuando miras al sol y se derriten.

Eres tan bonita que ojalá me dieran uno de tus huesos cuando mueras.
Un fémur tuyo sería mi nuevo amor platónico
en un plato de lentejas frías.
Quisiera ser árbol para hacer raíces en tu estómago y vivir en tu vientre.
Nacer de tus cenizas como si fuera un fénix.
Volar a nado tus cicatrices que se vuelven heridas abiertas.
Tragar tu sangre en arcadas de amor verdadero.

Si no te he soñado todavía es porque serías la pesadilla más bonita del mundo.
Porque me da terror despertar y que haga tanto frío
que tenga que taparme hasta la cabeza con la manta.
Ya es invierno y te estás volviendo escarcha.
Escárchate conmigo si te atreves.

Seamos muérdago creciendo entre las ruinas de un cementerio.
Veamos películas de Tim Burton agarrados de los pies.
Fumemos hasta convertirnos en la nueva foto de las cajetillas de tabaco.
Fumar mata. Vivir también.
Mátame, que quiero vivirte y no sé cómo se hace.

Contemos hasta diez las gotas de sangre y volvamos
la cabeza
hasta ahorcar los miedos.
Aráñame con tus dedos carámbanos de hielo
mientras me dices que me quieres así,
muerto y triste.

Muerto y frío.

Muerto y muerto.

17 diciembre 2016

Soy pero no quiero

Tengo una espina clavada en las entrañas,
una flor creciendo en cada cuenca de los ojos,
una cena de empresa atragantada en mil polvorones.
Tengo las gracias dadas por mil cigarros que me han dado
alojadas
en un por ejemplo que me deja muerto.
Sentado aquí, si quieres.
Una risa, por favor,
que se esconde en un "¿me estás vacilando?"
oculto en un "¿qué te cuentas?".
Olvídate de estar a todo.
No has perdido la cartera todavía.
No has perdido la esperanza.
Ni la noción del tiempo.
Respira.
Eres uno.
Uno entre tantos.
Entre tontos.
Un tonto más que se deja llevar por saber el sabor de unos labios.
Por favor.
Por cierto.
Por qué no.
Dime que no miras a la cara a las circunstancias,
que llevas queriendo estar muerto desde hace ocho años,
que no te has cortado las venas lo suficiente.
Dime que te pierdes por perderte entre sus brazos y que no hay manera.
No hay forma de ser tú.
¿Qué íbamos a hacer?
¿Qué queremos?
Una vez al año no hace daño.
La Navidad es comer animales muertos.
No quieres tocar unas manos que no son las suyas.
No la echas de menos pero te hace falta.
No llores.
No grites.
Disimula.
Eso es todo.
No ser, parecer, ocultarse.
Ser yo es tan difícil que soy otros porque ser yo me dolería demasiado.
Vuela alto, lejos,
y déjate caer.
Que te vean.
Morir nunca fue tan divertido.
Estaba bien.
Como si hubieran pasado veinte años.
Como si estuvieras igual,
un jubilado más que no sabe qué hacer,
que cuenta historias de reinas muertas.
Lo único que no puedes ocultar es tu mirada.
Te delata como un cascabel que no sabes leer.
Empieza a agobiarte.
A ser tú de nuevo.
Intentas no ser, pero eres,
porque ella, fuerte, sigue sin existir.
No llores.
O disimula.
El dolor es tu enemigo y te ha ganado.
No quieres ser pero desaparecer es imposible.
Sueñas con la playa de Canarias y duele.
Sal, déjate morir a versos y descansa,
que los besos son para otro y tú no tienes nada de lo que arrepentirte.

Quike D-B

05 diciembre 2016

Maravillas Jam: jueves 8 de diciembre

¡Hola a todas y todos!


El próximo jueves 8 de diciembre estaré junto con Alba Águila y Efrén García como artista invitado en la Maravillas Jam, que tiene lugar cada dos jueves en la sala Maravillas (Calle de San Vicente Ferrer, 33, Malasaña, Madrid) y que presenta Jorge Valverde.

Habrá música por parte de Efrén, poesía por parte de Alba y mía (yo hago lo que puedo), micro abierto para quien quiera salir a cantar o recitar, cerveza y muy buena gente. Para mí sería fantástico encontraros por ahí porque no todos los días te invitan a estas cosas y es un honor que Jorge haya querido contar conmigo. Espero que no me defraudéis y que acudáis en masa para verme recitar algunos de mis poemas, bebernos las caras y vernos las cervezas.

Ah, no lo he dicho, pero la entrada es GRATIS, así que no tenéis excusa.

Tampoco lo he dicho: es a las 21:30h. Este jueves. En la sala Maravillas. Será maravilloso veros.

29 noviembre 2016

No te mientas


No mientas,
no mientas,
no te mientas.
Aunque no entiendas el idioma,
no te dejes llevar por la melodía de la mentira.
Las verdades asoman entre los rasguños,
las heridas sangrantes,
los cortes costra.
Las verdades, a veces,
duelen.
Como esa soledad dulce que termina desgarrándote la garganta.
No te mientas,
no falsifiques las sonrisas,
no escondas tus lágrimas tras caretas esponja,
no seas sentimentira.
No seas escombro de flores.
No te engañes creándote un idilio de risas silvestres,
orgasmos de noches sin calendario,
cervezas sin alcohol.
Pocas mentiras lo son tanto como la cerveza sin alcohol.
No te mientas.
Agárrate a la verdad y jódete hasta acostumbrarte.
O cámbialo.
Lucha por mejorar la realidad pero no la adornes
con amistades baratas,
disfraces de otras vidas
o ideas cambiantes según la mirada a la que te dirijas.
Haz lo que quieras.
Pero no te mientas.

02 noviembre 2016

Uno de noviembre


Uno de noviembre. Ojalá lloviera. Ojalá yo viera que apareces por la ventana bajo la lluvia.
El viento toca la puerta, llama a la espera de su respuesta, vuela rápido entre los misterios que esconde tu pelo.
Abro. Si no te veo, no quiero otra cosa.
Una madre abraza a un niño en el metro.
Fuera hace frío, pero llueve dentro.
Hace meses que no hago un poco de ejercicio. Hace siglos.
No llueve fuera, llueve dentro;
ojalá fuera al revés.
Uno de noviembre. Nuevo mes, nueva vida.
Sigo sin conocerte. Sigo echándote de menos cada día que pasa y no te siento porque siento que no sé quién eres dónde estás por qué no tú y yo aquí y ahora.
Solo.
Estoy solo porque esta gente que me rodea en el metro no eres tú.
La madre y el niño han bajado.
Una pareja se abraza. Bajan en Tribunal, conmigo.
Son dos chicas que se besan y yo soy la envidia solitaria que se muerde el interior de la mejilla izquierda.
Qué bonita es Malasaña incluso cuando no existes.
He venido a despertar un poco, que estaba cansado y ahogado y en realidad me va todo de puta madre pero casi.
Sólo casi.
Casi solo, estoy.
Porque el deseo de que vengas está aquí conmigo y yo y yo y yo.
Joder, menos mal que escribo,
porque no hay otra manera de canalizar todo esto.
Tengo hambre y no quiero comer.
Dicen que los cuadros depresivos no son pinturas y que yo no soy Dalí,
y tienen razón, pero no lo saben.
Echo en palabras toda la mierda de dentro y me quedo vacío.
Vacío y solo.
Bienvenido al mejor día de tu vida.

12 octubre 2016

Ella no

No quiero hablar de ella cuando pasea entre los aspersores de la Castellana.
No quiero hablar de ella porque prefiero hablar de todas las demás.
Simplemente: de otras.
Las otras.
Quiero hablar de lo difíciles que se hacen conocer,
del dolor que supone a veces ser nadie.
De que mi fondo de pantalla del móvil con el escudo de Hogwarts ha ligado unas ocho o diez veces más que yo.
Quiero hablar de lo bien que estoy solo
y lo solo que me siento a veces, a pesar de todo.
De todas.
No soy yo, ni tú, ni ella: son todas las demás.
Es la ausencia en un vaso de chupito vacío después de haber albergado una pequeña pero exacta cantidad de Jägermeister.
Es la ausencia de un vaso de chupito vacío o hecho pedazos sobre un suelo lleno de vómito.
Pero no soy yo: son mis entrañas.
Llevo demasiado tiempo creyendo y llorando lo mismo. A la misma.
Ser poeta hoy es contar tus penas y lo estás haciendo muy bien, hijo de puta.
Déjalo.
Eres un tío afortunado porque acabas de pillar el último metro.
Próxima estación: cállate de una puta vez y deja de amargar la vida a todos los que son capaces de disfrutarla.
Gracias.

08 octubre 2016

Viaje musical


Suena Mjørkaflókar, de Eivør.

La mente vuela.

De pronto estoy en un campo verde, enorme, casi infinito. Corro y me topo con el final. Un horizonte azul inmenso baña el mar. Un acantilado de cientos de metros me deja al límite del vacío. No salto, sólo doy un paso adelante y me dejo caer.

El viento acaricia mi cara muy rápido pero con mucho cariño, no quiere hacerme daño. Siento la humedad del agua bajo mi cuerpo, aún a muchos metros de distancia. La caída se ha detenido, estoy flotando en el aire, pero el viento sigue besándome la cara.

Termina la canción. Ahora suena Verð Mín.

El agua del mar empieza a subir. Gota a gota, como si fuera lluvia. Empiezo a mojarme. Me doy cuenta de que estoy boca abajo y, de pronto, el mundo da la vuelta, el mar está arriba, el cielo abajo. Sigo flotando y me doy cuenta de que puedo caminar por el aire. Doy unos pasos hasta llegar al acantilado, hasta la piedra. La toco con mis manos, está caliente. Copos de nieve caen desde el mar, ahí arriba. Pongo mis pies en la roca y el mundo gira de nuevo. El mar está ahí delante, el cielo detrás de mí. Mi suelo es la roca del acantilado; mi cielo, el infinito. La nieve me da en la cara, camino hacia el mar, que es una pared que golpea el suelo con sus aguas frías. Mis pies descalzos sienten el calor de la tierra.

Salto, y mi cuerpo se eleva hacia el infinito, no hay gravedad. Me voy, navegando por el aire, atrapando copos de nieve blanca con las manos.

Se acaba la canción. Se acaba el viaje. Estoy aquí de nuevo.

05 septiembre 2016

He encontrado la poesía en el cansancio de tus ojos


He encontrado la poesía en el cansancio de tus ojos,
la tristeza en la sonrisa de tus labios,
la debilidad en el movimiento de tus manos.
He encontrado la belleza en tu fragilidad paciente,
la dulce muerte acechando en tus pensamientos,
las ganas ya gastadas en tus palabras secas.
Abuela, he encontrado la esperanza en algún resquicio de tu páncreas,
la fortaleza en el brillar de tus pupilas,
una fuerza gloriosa de lo más profundo de tu corazón.
He encontrado amor en cada uno de tus gestos,
lucha y entereza en tus momentos de fatiga,
una mano agarrada siempre al libro que te hace fuerte.
No quiero que te vayas, pero sé que te vas a ir.
Cuando lo hagas, deja que me quede con el recuerdo de
tu poesía,
tu sonrisa,
tu belleza,
tu fortaleza,
tu amor.
Y con todos los buenos momentos que vivimos juntos.
Sé que permanecerán para siempre.

18 agosto 2016

Dejar la mente volar


Quiero escribir. Quiero escribirlo todo, todas las historias que surgen en mi cabeza, todos mis sueños y pesadillas, mis delirios y locura, mis intentos de crear, mis divagaciones que dan para novela: todo.

Pero no tengo tiempo, o inspiración cuando tengo tiempo, o ganas cuando tengo inspiración. Así que no escribo. No me dejo llevar por la situación. Cambio. Salida de la zona de confort. Novedades. Retos. Aventura. Quiero escribirlas, quiero escribirlo todo. Pero no. Puedo.

Dejo volar la mente y que salga lo que sea. Una bodega de vino tinto al lado del mar. Un mafioso machista y una chica diez años más joven, sumisa. Ella no quiere ser así pero no se atreve a ser de otro modo porque miedo golpes sangre en la boca dolor gritos suelo y todo lo demás. Un paseo entre las viñas, sol de verano, mediamañana. Él, vestido de traje blanco, separa la silla de ella de la mesa y le ayuda a sentarse. Ella, con un vestido de verano tan corto como a él le gusta, se sienta disimulando con una sonrisa y un agradecimiento, aunque no le apetece estar ahí. Ella sueña con el mar.

Una playa al atardecer. Los pies en la orilla, la arena pegándose a sus dedos y a las plantas de los pies con cada uno de sus pasos. El cielo está anaranjado, las gaviotas ya se han recogido. La marea comienza a bajar mientras el sol se acerca despacio al horizonte. Ella lleva un bikini y un pequeño chal. Una suave brisa lo ondea a la par que ondea su pelo. Suave. Un grito en el fondo del mar le saca de su ensimismamiento. Un niño se está ahogando. Mira hacia el fondo y...

-¿Te gusta, querida? -pregunta el hombre.

Ella devuelve la copa de vino a la mesa, sonríe y asiente.

-Sí -dice-, me gusta.

Un hombre enorme trajeado se acerca al hombre y le dice algo al oído. Ella no puede oírlo, pero por el gesto del hombre puede entender que no le gusta nada lo que está oyendo. El hombre enorme se aleja y el mafioso pretende mantener la compostura. De pronto, suena su móvil en su bolsillo interior de la chaqueta. Mira quién llama y se disculpa: tiene que coger la llamada.

Gritos, amenazas, enfurecimiento y miradas de odio. Cabreado, cuelga el teléfono y lo lanza sobre la mesa. Toma la copa de vino y se la termina. Vuelve a llenar la copa. Vuelve a beber, se atraganta y se levanta al mismo tiempo que lanza la copa al suelo. Se va en dirección a su coche sin mirar hacia atrás. El hombre enorme le persigue enseguida.

Ella se queda sola. Otra vez. Deja la mente volar. Y vuelve a pensar en el mar. 

29 julio 2016

Un nuevo reto

El lunes
empiezo una nueva etapa.

Un nuevo trabajo.

Una nueva casa.

MÁS GANAS QUE NUNCA.

DE CAMBIAR EL MUNDO.

(Ya os contaré más detalles, pronto lo sabréis todo. Algunos ya saben este cambio y me animan a que me lance a por ello. A que le dé una oportunidad. Porque saben que confío en que merecerá la pena. Y porque no hay nada que perder y mucha experiencia que ganar. El lunes empieza una nueva aventura.)

(Pero antes, me voy a pasar el finde fuera de Madrid, para desintoxicarme y empezar el trabajo a tope.)

Sed felices.

06 julio 2016

Un poema sin título que podría llamarse El rey y el mendigo

¿Qué piensa usted que estará haciendo ahora su Majestad Felipe sexto?
¿Qué le estará haciendo su Majestad Letizia?
¿Estarán ya dormirdas Leonor y la otra como unas princesitas
o mandándose WhatsApps con sus amiguitas del cole?

Hoy he conocido a Felipe.
Su mujer murió en su segundo parto.
Tiene dos hijas pequeñas
y mendiga en la calle para poder alimentarlas.

He pensado que sería un poema la cara que pondría el primer Felipe
si cambiase su vida por la del segundo
durante una semana.
Si se cambiasen las hijas del uno por las del otro.
Si el primero fuera el viudo.

¿Qué cree usted que haría Felipe El Mendigo en la piel de Felipe de Borbón?

De pequeño me enseñaron que todos son iguales a los ojos de Dios.
Lo que no me enseñaron es que aquí alguno tiene que estar ciego,
porque no vemos lo mismo.

05 julio 2016

¿Es Chrissy Constanza la nueva Hayley Williams?

Después de que Paramore publicaran su último disco, el que se llamaba como ellos, y que dieran esa gira mundial que les llevara por Asia, Australia, Norteamérica, Europa, Sudamérica y finalmente tocando Nueva Zelanda (en realidad fueron varias giras en las que repitieron continentes), y después de que finalmente Jeremy Davis dejara la banda (tras el nacimiento de su primera hija a finales de 2013), Paramore ya no es lo que era. Que en una banda que empezó estando formada por cinco integrantes ahora sólo queden dos (y teniendo en cuenta que Taylor York no era más que un guitarrista que contrataron para los conciertos antes de sacar Riot!) no augura nada bueno. Ya sólo queda Hayley como verdadero miembro de Paramore y no creo que hagan mucha cosa.


Soy fan de Paramore desde el origen de los tiempos. Tengo todos sus discos. No he ido a verles nunca en directo y es una de las peores espinitas que tendré atravesándome la garganta siempre porque, amigos y amigas, si no me equivoco, no queda mucho de Paramore.

Sin embargo, desde hace un par de años o tres ha llegado a mis oídos el nombre de otra banda: Against The Current. Una banda muy joven que suena como si fuera una vuelta de tuerca a Paramore. Quizás con un estilo menos cercano al punk rock del origen de Paramore y más cercano a pop rock del penúltimo disco de Paramore. Pero parecido. Chrissy Costanza tiene una voz que me recuerda mucho a la de Hayley Williams. Y son dos hombres los que la acompañan. Es como una especie de copia de lo que eran Hayley, Jeremy y Taylor. Chrissy, Dan y Will. Chrissy Constanza, Dan Gow y Will Ferry. Nacieron en 2011, vale, pero también como una banda de cinco miembros. Nacieron en Youtube, cuando todos eran menores de edad. Y ahora, amigos míos, lo están petando.


Así sonaba una de sus canciones con las que les conocí:



Hace apenas 4 días subieron a Youtube el videoclip de su última canción. Escuchad y ved.


¿Sabéis qué discográfica les ha fichado para la publicación de este nuevo disco? Bingo, Fueled By Ramen, la discográfica de Paramore de toda la vida. Aunque en esta canción se nota una evolución, también lo hizo la banda de Hayley.

¿Qué será de Against The Current? ¿Son el nuevo Paramore?

14 junio 2016

Cómo no hacer una entrevista de trabajo


Hola, muy buenas. Soy Quike, aunque en el papel ponga que me llamo Enrique. Tengo veintitrés años, aunque casi veinticuatro ya, y qué puto viejo me siento. He estudiado ADE en ICADE, aunque no pegue una puta mierda con las pintas que llevo y traigo. Pero sí, soy de ADE. No tengo ni idea de por qué pollas me metí a estudiar eso, pero ya lo he terminado, y qué jodido alivio, la verdad. Seis años he tardado, en vez de cuatro; pero eso no te lo digo, que queda de pena. Si fuera sincero y tal te diría que a mí lo que me mola es la cultura: o sea, la música, la literatura y todas esas movidas. Pero claro, esta entrevista es para una empresa del sector de la seguridad, que mola mazo, ¿eh?, y no tiene nada que ver con eso. Así que bueno, que me flipa la seguridad. Me encanta sentirme seguro, como en el anuncio ese en el que Casillas cantaba de pena que se sentía seguro. Qué lástima. Con la pasta que tiene, como para no sentirse seguro, el cabrón. Pero eso, que me mola un huevo el tema de la seguridad y todas esas movidas, ¿no? Y por eso estoy aquí. Porque busco el trabajo de mi vida: flipa, tío: trabajar en el sector de la seguridad. La pera limonera. Es lo que siempre he querido y todo eso. Mi objetivo en la vida. Así que eso. Que aunque tenga blogs culturales, aunque haya escrito libros y grabado discos, aunque de puertas para fuera sea un cultureta de mierda, un gafapasta que por las noches se mueve por Malasaña, todo eso es postureo. A mí lo que me mola es la seguridad. Así que eso, que soy el tío que buscáis para ese puesto. Y estoy seguro de que conmigo la empresa irá de puta madre. Fijo, tío. Contrátame y compruébalo, tronco. Ya verás. Soy un tío de palabra. Que para algo escribo mierdas. Buah, fijo que tienes mazo de movidas que hacer. Te dejo ya. Venga, hasta luego.

22 mayo 2016

Se acabó

Después de seis años y a falta de que salgan las notas, he terminado la carrera. Ayer tuve el (espero) último examen. Y la pregunta que me hace todo el mundo ahora es: ¿qué vas a hacer ahora? Buena pregunta. Buscar trabajo es una opción, y es lo más seguro que haga. Algo en marketing o algo así. Pero no será lo único que haga. Aparte de que voy a aprovechar el verano para quedar con amigos y demás, voy a seguir escribiendo, tal y como os dije en el post anterior. Y voy a seguir tocando la guitarra. Y aprendiendo y practicando magia. Voy a vivir la noche de Madrid. Voy a ir a un montón de eventos: conciertos, presentaciones de libros, recitales... Aprovecharé para ir a la Blogger Lit Con, que siempre he tenido ganas de ir pero no he ido nunca todavía. También iré al Retiro en la Feria del Libro.
No sé, empieza una nueva etapa y hay muchas cosas por hacer. Voy a hacer lo posible por cambiar el mundo.


30 marzo 2016

Quiero volver a escribir narrativa

Ayer me compré Mientras escribo, de Stephen King. Stephen King es desde hace años mi escritor favorito y llevo casi toda la vida queriendo leer ese libro. Se supone que es uno de los mejores libros que debe leer alguien que quiere escribir. Bueno.

La cosa es que leyéndolo me han vuelto las ganas de escribir narrativa. Novelas, relatos. Cuentos. Historias. Lo que pasa es que soy un inconstante y dejo todo a medias. Las ideas que tengo me gustan al principio y quedan muertas cuando llevo unos pocos capítulos. O párrafos. No soy capaz de seguir. Pero ahora quiero intentarlo. Cuando acabe el curso (y la carrera), claro. Que dentro de un mes empiezo los exámenes. (¿Os habéis dado cuenta de que escribo en el blog siempre que tengo exámenes? Ya lo he dicho otras veces, supongo que es por hacer otra cosa que no sea estudiar. Escribir, por ejemplo.)

Tengo ahora mismo en una carpeta del ordenador siete proyectos de novela empezados. 

La reliquia es un intento de novela policiaca situada en Roma, en la que una joven detective tiene que desentrañar el robo de una preciada reliquia de una iglesia. Claro, hay una especie de sociedad secreta y muchos misterios que resolver. No llevo más que diez páginas. 

La villa es una historia de terror. Tres hermanos deciden visitar la villa abandonada que hay en su pequeña ciudad y que, según la leyenda, está embrujada. Lo que pasa es que ya no está abandonada, pues un misterioso hombre acaba de empezar a vivir en ella. Y ha empezado a aparecer la gente asesinada. También llevo muy poquito, aunque está más desarrollada.

El proyecto Óknaf es la historia de un secuestro. Un abogado que estudia un caso de corrupción es secuestrado al enterarse de información que no debe salir a la luz. La última vez que escribí en ese proyecto fue en noviembre del 2011. Las dos anteriores son más antiguas.

Ventajas de estar muerto es de 2012 y de momento sólo tiene tres páginas. No sé por qué considero que eso sea un proyecto de novela. Pero si lo acaba siendo será una preciosa historia de amor para adolescentes.

Un hombre cortado en rodajas es parte de mi vida en formato libro y no tiene ningún interés para nadie, ni siquiera para mí. Pero son textos en los que suelto muchos tacos y me desahogo. Empecé a escribirlo con 17 años. Es curioso, porque en las primeras páginas hablo de que quiero retomar los proyectos de novela de La reliquia, La villa, otro que se llama Memorias de Olad y mi novela de fantasía, Elenna.

Elenna es en realidad una trilogía de fantasía, basada en un mundo con mapa diseñado por mí donde viven elfos y todo tipo de criaturas típicos del género fantástico, muy influenciada por Tolkien y, yo qué sé, Laura Gallego. La última vez que lo abrí fue en 2012. Llevo cuatro capítulos.

De B/N ya os he hablado por aquí. Es la última novela que he empezado y abandonado. Trata sobre un fotógrafo que decide operarse para ver en blanco y negro, pero en realidad es una historia sobre la desesperación y la superación. Creo.

Y seguro que en el disco duro de mi ordenador antiguo, en una carpeta que se llamaba "Mis libros", había más restos incompletos de proyectos novelescos que han desaparecido para siempre. Y mejor.

Conclusión: ahora quiero escribir, pero no sé qué. ¿Qué os parecen las cosas que tengo a medias? Si tuviera que seguir con alguna, ¿cuál preferiríais?

26 febrero 2016

Hoy ya no quiero sentir


Ma-gia.
Magia no eres tú deslizándote descalza por los escalones.
No es magia tu aroma al salir de la ducha ni tus ojos al escuchar cualquier canción de los Arctic Monkeys. De las antiguas.
No es magia ver tus novedades de Facebook de forma casual. Ni aposta.
Ni es magia tu sonrisa con ese chico en esas fotos que no he visto. Ni lo era conmigo. Aunque tu sonrisa me tuviera hechizado, no era magia.
No es magia que de mí sólo te quede olvido. Ojalá a mí de ti, ídem.
Este adiós con trompetas y redoble de tambores no tiene nada de mágico.
Pero eso, que adiós, que te vaya bien y tal.
¿Sabes qué?
Magia es que le haya echado cojones para escribirte este poema cuando me prometí que te olvidaría.
Pero siempre fui muy malo escondiendo el secreto.

13 febrero 2016

Feliz San Valentín

Curioso este mundo en el que vivimos,
el mundo que hemos creado,
juntos,
pero no tú y yo,
sino ellos, todos.
Juntos.

Curioso un mundo donde el amor vive
en una fecha señalada
en rojo
(rojo pasión, rojo amor, rojo sangre)
en los calendarios de las multinacionales.

Curioso este mundo de marketing,
de santos valentines que ni son santos
ni son valientes
porque no afrontan la realidad de frente.

Un mundo donde lo único que diferencia
relación
de
felación
es una letra,
y así estamos.

Buscándola.

Buscando media fruta podrida que nos sostenga
cuando no nos quedan fuerzas de voluntad,
cuando estamos cansados de estar solos,
cuando no nos importa una mierda
lo que seamos nosotros mismos.

Porque somos gilipollas por naturaleza,
somos dejarse querer sin devolverlo,
somos una manada en estampida cuando se acerca el invierno.
Somos un catorce de febrero ensangrentado,
una autopsia antes de estar muertos,
somos cadáveres buscando un poquito de vida en otra gente.

Somos errores
pero no queremos.

11 febrero 2016

Evento solidario en Aleatorio

Mañana, viernes 12 de febrero, tendremos en el bar Aleatorio (C/ Ruiz, 7) un evento solidario organizado por Claudia Beci-Cruzado en el que participaré. 
Primero habrá un recital de poesía solidaria, con Fran Fernández, Rubén Tejerina, María López Morales, Karim Chergui y más poetas. También podrá recitar quien se quiera apuntar. Yo, supongo, recitaré algo.
Luego estaré haciendo magia, algo que me hace especial ilusión, y más si es por una buena causa. Va a la primera vez que hago magia en público, y seguro que lo disfruto un montón. Espero que vosotros también.
Después se proyectará el cortometraje Mierda, de la mano de Rodrigo Canet (Mediaclaqueta).
Se trata de un evento que busca la recogida de alimentos, así que ya sabéis. Cuantos más alimentos se recauden se podrá ayudar a más familias que lo necesitan.
Os espero.




05 febrero 2016

Tamare

Hace años empecé con un amigo el arduo y loco trabajo de inventar un idioma desde cero. Poco a poco el idioma fue ganando palabras, complejidad gramatical, contenido y forma. Buscábamos un idioma que fuera bello y directo, un idioma que gozara de magia. Ahora, varios años después, me ha dado por retomarlo, por volver a escribir en este idioma. No he añadido todavía ninguna palabra, pues hay ya de sobra para poder mantener conversaciones sencillas. Lo que he hecho ha sido escribir una carta. Una carta de amor. No entenderéis nada, pero no importa. Basta con que lo sintáis.

Saie, gimened libaniare:  
Tuste candija debi dimular-ra. Eris dividaem candijaem um dal mo seto tridaed ma deimir. Urak pra ma asir-mo mo gimenio dimular-ra. Eris tustem uos eslailem dep ebo deimied bai ra um dep planaos nao it erabis predio. Urak gimeno gabudanar uospa masetorem candijaem pra ma li onda. Mo pa gimeno findir-mo, libano li nore dep kalindi nei mo daerita um dep fidi sale mo tae. Mo tesio naoki uos iudamarinem dep ra mo pamie, um fis orami furtos bai bielantur inderan ma ra zion. 
Mo gimeno-ra um pa plano-ra. Banai planaro ma ra seliparin, ma ra ornem, ma ra plotien um ma ra ijilimba, ma ra fistumem, ma ra moindraem, ma ra baculu, ma ra daerita, ma ra arnata, end ma ra tae. Banai planaro ma ra dabna bai lei ma mo, ma ra lindellaem nei baio, li libanitas depora dep ra arie.Mo libano-ra um mo daiba lei kaifaro. 

Daiba bai ra, 

Ma ra libaniare.

14 enero 2016

Escribo

Escribo porque me falto.
Escribo porque me ausento.
Porque me austero.
Escribo porque avispa aguijón,
erizo púa,
oso garra,
león diente,
mujer sonrisa.
Escribo porque me faltas.