23 abril 2022

¡Ya a la venta «La fuerza del rayo», mi nueva novela!

 Buenos días, buenas tardes y buenas noches.

Hoy, sábado 23 de abril de 2022, es un día maravilloso, porque vuelve a ser el día más bonito del año un año más: el día del libro.

Y como quiero que ya sea tradición, al igual que el año pasado, este año publico un nuevo libro, en esta ocasión una novela: La fuerza del rayo.

Se trata de la novela que empecé a trabajar en el NaNoWriMo 2020 y, por fin, está lista para vosotros.

Se trata de una historia ambientada en el siglo XIX (mi siglo favorito) y habla sobre la vida, la muerte y el amor. Básicamente.

Podéis comprarla en formato digital pinchando aquí y en papel, de toda la vida, pinchando aquí.

Os dejo la portada y la sinopsis del libro. La portada, de hecho, es provisional. Pronto habrá una segunda edición de la novela con la portada definitiva. O igual dejo las dos ediciones para que podáis elegir la portada que más os guste.

 
David está destrozado tras la muerte de su prometida, Julia. Ha pasado un año desde que fuera electrocutada mortalmente por un rayo y David quiere despedirse definitivamente.
Sin embargo, la noche del aniversario algo cambiará el rumbo de su destino para siempre. ¿Podrá el amor unir de nuevo a David y Julia?
Sumérgete entre las páginas de esta novela y descubre lo que la fuerza de la electricidad y la del amor pueden llegar a hacer juntas.


«Una historia de amor que echa chispas».
«Electrizante».

 ¡Feliz día del libro!

 


02 enero 2022

¡Mis libros gratis! Vienen los Reyes Magos

¡Hola!

Quería celebrar con todos vosotros este año la fiesta de los Reyes Magos con regalos. ¿Y qué voy a regalaros que no sea literatura?

Por tanto, este 6 de enero de 2022, desde las 9:00 de la mañana, tendréis disponibles de manera gratuita los siguientes libros en formato digital:

En la soledad, el abismo

El amor en los tiempos del coronavirus

El reloj de oro

Cómo ser feliz siendo tuitero

Solo

La oferta estará disponible hasta las 9:00 de la mañana del día 7 de enero, y a partir de ese momento los precios volverán a ser de 2,99€. Haz clic en el título de cada uno de los libros para poder descargarlo gratis y disfrutar de la literatura este jueves de Reyes Magos.

Después de haber leído alguno de mis libros, sería un gran placer (y te lo pido por favor) que lo valorases y pusieras un comentario en la página de Amazon del libro. Eso ayuda mucho, de verdad.

Recordad: sed felices.

Un saludo, dos saludos, muchos saludos.

31 diciembre 2021

Adiós, 2021; bienvenido, 2022


Otro año que se marcha. Qué rápido pasa el tiempo, qué curioso es cómo cambian las cosas, cómo crecemos sin darnos cuenta, casi sin quererlo.

Da miedo.

Ha pasado un año diferente. Con tintes a 2020, pero con esperanzas nuevas. Un año de vacunas, de cuidados, de cambios. Y también un año de libros.

He cumplido en 2021 el objetivo de publicar tres libros: El reloj de oro, Cómo ser feliz siendo tuitero y Solo. Con esto me he confirmado a mí mismo que soy capaz de cumplir los retos difíciles que me proponga. Y para 2022 pretendo mantener el mismo reto: publicar otros tres libros.

No sé cómo me siento respecto a este año que dejamos atrás, pues se trata de una mezcla amarga entre bien y mal. Ha habido cosas buenas, y también cosas que me han hecho sentirme muy triste. Más a menudo de lo que podría haber esperado.

Sí, ha sido un año de tristezas, pero también de bonitas experiencias. Aunque breves. 

Lo bue, si bre, dos ve bue (lo bueno, si breve, dos veces bueno, en versión breve).

¿Qué nos deparará el 2022? No es momento de hacer elucubraciones, pero tampoco estaría mal hacerse una pequeña idea de lo que está por venir.

Vienen más cambios (siempre hay cambios, porque todo fluye y blablabla). Tal vez cambios laborales, tal vez cambios sociales, de amistades, de relaciones. Tal vez vengan nuevas personas a mi vida. Tal vez otras se vayan. Ojalá no seas tú.

Sé que este año he fallado en muchas cosas. Y a varias personas. Si eres una de ellas, lo siento, de veras. No busco excusas, pero ha sido un año generalmente complicado y extraño: creo que ni siquiera sé quién soy, qué busco en la vida. Solamente hay una cosa que tengo clara, y es que mi objetivo en la vida es encontrar el amor.

Seguimos buscando.

Dentro de lo bueno de este 2021 puedo sacar que he hecho bastante ejercicio y que, con ello, estoy mejorando mi forma física. Es algo de lo que me siento orgulloso, a pesar de que estos días de vacaciones no estoy cumpliendo con mi propósito. Me quedo con lo bueno que he sacado y en enero retomo mis abdominales, flexiones, sentadillas y otros ejercicios que he ido adoptando.

Y como no sé qué más decir, solamente diré que te deseo un feliz 2022, y también a mí.

A por ello.

_____

Hasta nunca, 2020. Ven, 2021 
Adiós, 2019. Bienvenido, 2020

Adiós, 2018. Hola, 2019
Hasta nunca, 2017
Adiós, 2016
Se va el 2015
Adiós, 2014, adiós 

12 diciembre 2021

Ya a la venta «Solo», mi nuevo poemario

¡Hola!

Me llena de orgullo y satisfacción en esta fecha tan señalada (y es que Doce de diciembre es el título de la primera novela que publiqué, y por tanto una fecha importante para mí) anunciaros que he cumplido con mi objetivo de publicar tres libros este año.

*Aplausos*

Y es que ya podéis comprar mi nuevo poemario, Solo. Está disponible tanto en papel (haz clic aquí para hacerte con él por menos de nueve pavos) y en digital (que te cuesta menos de tres lereles, si es que vale menos que una cerveza en una terraza, chaval).

Aquí os dejo la portada y, debajo, el texto que encontraréis en la contraportada:

 

Este poemario recoge los versos más sinceros que pueda nunca nadie dedicar a la soledad. A una soledad impuesta que acaba por ser deseada, como un amor que llega de improviso y te cambia la vida para siempre.
En Solo nos encontramos con un niño triste en el difícil mundo de un adulto, una esperanza inmortal y un dolor desmedido.
Déjate atrapar por el abrazo de la soledad y descubrirás que existe un universo desconocido que puede asustarte y gustarte a partes iguales, que tienes dentro una soledad que quiere conocerte.

Así que, nada, anímate y ayúdame a vivir de la escritura, que es gracias a gente maja como tú, que compráis libros, como gente maja como yo, que los escribimos, sobrevivimos.

¡Hasta pronto!



09 noviembre 2021

Cómo ser feliz siendo tuitero, mi primer ensayo

 Estamos en noviembre y no he pasado por el blog en un tiempo, ¡qué desastre! Como podéis ver por el título de esta entrada en el blog, vengo a hablaros de mi primer ensayo, Cómo ser feliz siendo tuitero, que está disponible desde agosto. Podéis comprarlo en papel aquí o en digital aquí. Estos dos enlaces son de afiliación, así que si hacéis la compra a través de ellos yo me llevo un poquitín de dinero.

Así que gracias. Por leerme.

¿Y qué os vais a encontrar en Cómo ser feliz siendo tuitero?

Es fácil: una guía completa de la felicidad en Twitter. Porque parece que en Twitter no se puede ser feliz, pero llevo más de 10 años trabajando la plataforma y he encontrado el método perfecto para ser feliz siendo tuitero. Y en el libro te lo cuento, con un poco de humor.

Desde un poco de historia de Twitter, los tipos de tuiteros que hay, las diferentes maneras que hay de usar la red social del pajarito y hasta cómo combatir contra tus enemigos, las empresas y los trolls. Todo eso y mucho más es lo que encontraréis en Cómo ser feliz siendo tuitero, mi primer ensayo que está ya disponible en Amazon.

¡No te lo pierdas!

¡Cómpralo!

¡Págame!

¡Un besazo!

29 mayo 2021

Recuperar la esperanza

 Recuperar la esperanza - Quike D-B

He recuperado la esperanza de todo aquello que creía perdido. Está en el brillo de unos ojos que iluminan más que cualquier estrella en cualquier galaxia muy muy lejana. En el brillo de unos ojos alrededor de los que no quiero dejar de orbitar, como un planeta pequeño, como si fuera Plutón buscando una mirada apoyándose en un plano del metro.

Han llegado las sonrisas, procedentes de un rostro ajeno pero familiar, como si hubiera estado toda la vida esperándolo sin darme cuenta. A veces a uno le da por pensar tonterías, otras veces simplemente se deja llevar a pesar de todos los miedos. De todos.

Hace un tiempo todo era rutina y castigo. Abandono y apatía, cansancio y aburrimiento. La literatura dejada de lado; la música relegada a un tercer, quinto, nonagésimo plano; la alegría cedida a la desgana, que se elevaba como rey en su trono ante sus tierras. 

Ahora un brillo de ojos —¡pero qué ojos!— ha devuelto la soberanía a este reinado de fantasía que es mi vida. Un brillo de ojos ha devuelto el olor a la primavera y las flores han crecido en mil millones de colores vivos. Vivos como mi alma, que ha renacido como (atención, cliché) el ave fénix.

Y una sonrisa —¡y qué sonrisa!— ha ganado todos los torneos para convertirse en cuerda de la que colgarse, cama en la que acostarse, palabra en la que creer. Qué más da el miedo si es más fuerte la esperanza. Qué más da la congoja sí dispongo de la fuerza de la posibilidad paciente. 

Poco a poco. No vayas a aferrarte a una ilusión. Vive el momento, disfruta del viaje, admira las vistas que te ofrece el paisaje. Próxima parada: no estar parado. A moverse.

23 abril 2021

Ya a la venta «El reloj de oro»

 ¿Otra novela, Quike?

¡Hola a todos!

Pues sí, otra novela. El reloj de oro está ya a la venta en Amazon y podéis haceros con ella en papel o en digital.

¿Y de qué va esta novela? Es una buena pregunta. Va sobre un reloj de oro. No es un reloj de oro normal, ¡es mágico! Y permite a quien lo tiene viajar a través del tiempo y del espacio, incluso interdimensionalmente.

Una novela de fantasía juvenil de lo más chula que me ha encantado escribir y corregir, para lo que he contado con un equipo de maravillosos betareaders, y que ya podéis disfrutar. Es el día del libro, era el día perfecto para haceros este regalo (y hacerme este autorregalo).

Os dejo la sinopsis de la novela, que os he contado muy poquito:

Jack es un ladrón que tiene más suerte que grandes habilidades. John es un anciano vendedor de muebles que vive tranquilo. Por casualidades de la vida, juntos encuentran un reloj de oro que es capaz de manejar los hilos del tiempo y del espacio.

Con él conocerán a Lairila, la princesa del Reino de las Hadas del Bosque de Finlen, y vivirán emocionantes aventuras. También conocerán a Haxon, el rey de un mundo en dos dimensiones, y a su rebelde hija, Julia. Y descubrirán que una guerra está a punto de comenzar: ¿podrán detenerla?

Sumérgete en las páginas de esta apasionante y trepidante novela y vive la historia de fantasía y magia que estabas esperando.
Pero es que hay más: hay brujas, hay traiciones, hay mundos inimaginables, hay, hay, ¡ay!

No te lo pienses más y ayúdame a vivir de la literatura pillando tu ejemplar aquí. No me voy a hacer rico, pero toda ayuda sirve.

Vale, la portada es mía y es... diferente. Estoy empezando a tener un especial cariño por ella, y eso que aún nos estamos conociendo. Mirad:

¡Un abrazo!

19 marzo 2021

Levedad

Existo, pero existo poco.
No existo en la llanura florecida,
sino en el páramo desierto huracanado.
Casi no existo,
pero mi débil existencia se aferra a lo prematuro,
a la rabia infértil,
a la congoja suave
de la soledad distante.
Casi existo en lo lejano.
Casi en lo profundo,
muy bajito.
Existo susurrando,
sin hacer ruido,
sin hacer daño.
Existo silueta,
existo sombra,
pero no roca:
no existo en la dureza
sino en una manta de lana
sin el calor de una hoguera.
No existo en la fiesta
ni en la palabra,
pero aparezco en el silencio
de la fotografía en blanco y negro.
En la oscuridad de la noche
existo en libertad,
pero en la agitada mañana
acorralado.
En un trozo de pan
sin agua
soy esponja
que no absorbe.
Y cada uno de estos versos
no es poema,
no soy yo.
No existo en ellos.

Quike-D-B

Poema perteneciente a mi próximo poemario, Solo, que estará disponible el 12 de diciembre de 2021.

31 diciembre 2020

Hasta nunca, 2020. Ven, 2021

2021, sé bueno, por favor.

Otro año que se va. Y qué año. Qué voy a contaros que no sepáis. Este año aparecerá en los libros de historia. El año de la pandemia de principios de siglo. O algo así. Ya lo veréis.

Pero me gusta, como cada año, hacer una vista general del año, mirar atrás y afrontar el año que viene con perspectiva. Creo que está bien hacerlo también este 2020 que nos deja hoy.

Ha sido un año demasiado raro, sí. Y malo. Malísimo para muchos. Horrible. Pero tengo que intentar sacarle cosas buenas. Y las ha tenido. Por lo menos para mí.

Para el 2019 me había planteado varios propósitos y no fui capaz de cumplirlos todos. Sin embargo, algunos de ellos los he cumplido, finalmente, este 2020. Y creo que eso es algo bueno. Más vale tarde que nunca, dicen.

A principios de año, antes de que todo se desmoronase, me enamoré. Y tuve, por primera vez en mi vida, una novia. Duró poco, pero fue bonito mientras duró.

También, como anuncié en este blog, escribí y publiqué una novela, El amor en los tiempos del coronavirus, que hice en un tiempo récord. Y escribí otra en el mes de noviembre (y un poquito de diciembre), que ya veré para cuándo estará corregida. El título podría ser La fuerza del rayo o La noche de su muerte. O cualquier otra cosa. Dos novelas en un año, no está mal. Tengo también, a medias, un libro más o menos de autoayuda, que pretendo sacar en 2021: Cómo ser feliz siendo tuitero. Es guay.

Además, otro de los propósitos que tenía para 2019 he podido cumplirlo este 2020: independizarme. Casualmente me toca escribir esto de vuelta en casa de mis padres y confinado, pues así ha decidido el destino que termine este año, pero puedo decir que me he conseguido independizar y que cuando acabe este confinamiento volveré, Dios mediante, a mi casa.

Algo de lo que me siento orgulloso de este año es que he conseguido mantener mi empleo. No todos tienen la suerte de decirlo. Y es cierto que estuve varios meses en ERTE, sin trabajar, pero también lo es que siento que estoy creciendo profesionalmente, y eso me gusta. Aunque, para qué negarlo, también me aterra.

Este año he leído menos de lo que me habría gustado. También he tocado menos la guitarra. Pero he escrito mucho. He aprendido mucho. He descansado. Me he arriesgado. He tenido cuidado y he cuidado a los míos. He amado de todas las formas que sé. Y he tenido mucho miedo. Pero parece que he conseguido superar el 2020.

Ojalá el 2021 venga con mucho más de lo bueno y mucho menos de lo malo. Y que, con lo aprendido este 2020, sepa trabajar en construir un mundo mejor. Día a día, paso a paso, que vaya acercándome a ser la mejor versión de mí.

Os quiero.

_____

Adiós, 2019. Bienvenido, 2020
Adiós, 2018. Hola, 2019
Hasta nunca, 2017
Adiós, 2016
Se va el 2015
Adiós, 2014, adiós 

20 noviembre 2020

Pensamientos sueltos en este año extrídem

Parece que ya no escribo en el blog más que para hacer promoción de mis proyectos, y eso no puede ser. Así que aprovecho este momento postpizza en el que debería estar escribiendo mi nueva novela (el NaNoWriMo 2020) para perder el tiempo dejándome llevar por las palabras sin tener que basarme en una trama y unos personajes. Una vez más, vuelvo al blog para hablar de mí.

Esta siendo un año muy raro. Ya empezó siendo raro. Resulta que eso de tener novia no era imposible, aunque la experiencia fuera efímera. Aprendí, que es lo importante.

Hoy hace un año empecé a trabajar en el periódico en el que estoy trabajando como Growth Hacker, y como un montón de cosas más. Estoy contento, aunque admito que tal vez trabaje demasiado. No pasa nada si uno saca tiempo para hacer lo que le interesa, como quedar con sus amigos a tomar unas cervezas, escribir o llevar a cabo otros proyectos.

Me he dado cuenta de que me gusta demasiado escribir sobre la muerte, o con temas relacionados con ella. Creo que es algo que se nota en poemarios como Hasta que la muerte nos reúna o En la soledad, el abismo. La novela en la que estoy trabajando también tiene la muerte como punto de partida. Y echando la vista atrás descubro que ya cuando empecé a escribir poesía, con trece o catorce años, escribía sobre la muerte. Otros proyectos de libros que he dejado a medias también hablan sobre la muerte. Reviso un blog que abrí en 2008. Escribía relatos y poemas. La muerte es el punto que tienen en común. Vaya.

No puedo dejar de escribir, y menos mal. No sé, supongo que le pasará a mucha gente. Lo bueno es que, aunque me haga mayor, no dejo este hábito. Porque sí, me doy cuenta de que me hago mayor. Aunque a veces no me apetezca.

Hoy hablando con mi mejor amiga me he percatado de que no me considero adulto en los temas relacionados con la medicina. No sé cómo funciona el sistema público de salud. No sabría ir al médico si lo necesitara. Me ha dicho ella, «Enrique, que tienes casi treinta años», y es verdad. Ha usado el «Enrique» para fastidiar, claro. Y es que tengo casi treinta años y en muchos aspectos no he sabido crecer. Pero voy poco a poco. Cada uno tiene su ritmo.

Me he independizado, y parece que esta vez ya puede ser la definitiva. Ya veremos. Una cosa que no debemos hacer los de nuestra generación es compararnos con la de nuestros padres. Y lo hacemos demasiado. Mi padre con mi edad tenía un buen puesto de trabajo, estaba casado y tenía dos hijos. No sirve de nada que nos comparemos.

Mi padre a mi edad no había escrito libros, grabado discos de música ni publicado ningún documental. Él tenía una vida de adulto ejemplar que termina la carrera, se casa, estudia un máster, trabaja en sitios conocidos, tiene hijos, compra una casa con una hipoteca, etcétera, etcétera, etcétera. En ocasiones le envidio. Otras veces no.

Tenemos que hacer más lo que nos gusta y menos lo que nos imponen. Y tratar de conseguir lo que queremos, aunque no dependa exclusivamente de nosotros. No rendirnos y no perder la esperanza. Seguir trabajando en ello.

Y eso voy a hacer yo mañana escribiendo el doble en el NaNoWriMo, porque me he puesto a escribir aquí y no he puesto ninguna palabra en la novela. Mañana, en vez de 1667 palabras, mínimo 3.333. Es un bonito número.

Buenas noches, y buena suerte, si es que alguien me lee. Si lo haces, igual hasta puedes hacérmelo saber, para que no me sienta tan solo.