03 enero 2019

Adiós, 2018. Hola, 2019.

2018 se fue, y estamos ya en 2019. Y este año ha pasado como una exhalación, rápido como un suspiro, aunque intenso como un beso. 2019 se presenta interesante, pero como cada año creo que es bueno hacer un repaso del que dejamos atrás.

Si hablamos de proyectos, 2018 no ha estado exento de ellos. He publicado el libro de poemas Hasta que la muerte nos reúna y el libro infantil La perrita Curra, así como el single Martian Love, de Zed Detty, mi nuevo proyecto musical.

He conseguido cumplir mi reto de leer 50 libros este año, lo que es algo increíble. He leído 51, para ser exactos.

Sin embargo, también he dejado mis blogs abandonados, cosa que no me gusta mucho, pero es que no me da la vida para hacer todo lo que quiero hacer. He iniciado un proyecto en el que colaboro llevando el Marketing Digital. Unas cosas entran, otras se quedan en pausa para volver con fuerza.

He conocido a gente maravillosa este 2018, creo que es algo que digo cada año, pero es verdad. He perdido a mi abuelo. He intentado ganarme a mí mismo, y sigo trabajando en ello.

He empezado a aprender Esperanto en 2018. Y me ha dado fuerte con la pizza.

Creo que 2018 ha sido un año de tránsito, y que 2019 marcará una diferencia importante. Me da esa sensación. Estoy trabajando ya en la traducción de Hasta que la muerte nos reúna al inglés y al esperanto, para publicarlos en los próximos meses. Y también estoy trabajando en una novela que quiero sacar este año. Tengo que darle caña al EP de Zed Detty para publicarlo también en 2019. No quiero retrasarlo más.

Mirad, estos son los propósitos que me he puesto para 2019: 


Espero poder cumplirlos todos. La vida se presenta cada vez más emocionante, dejémonos llevar. Adiós, 2018. Hola, 2019.
___________________________