30 diciembre 2016

Adiós, 2016

Se va el año y es época de recordar y hacer un balance de lo que ha pasado este año. Y la verdad es que no quiero hacerlo. No quiero recordar.

Ha sido un año con cosas muy buenas y con momentos muy malos. 

He terminado la carrera, he empezado a trabajar, me he mudado de casa (a medias), he escrito, he leído, he ido a un montón de conciertos, he viajado, he bebido miles de cervezas, he vivido poemas, he conocido a gente preciosa que me hace muy feliz. Y he disfrutado con la gente que quiero que ya conocía y con los que soy feliz.

Pero ha habido cosas malas, dentro de esta cabeza y este corazón, y fuera. He sufrido por personas a las que quería. He perdido a mi abuela, que si está en un Más Allá, espero que sepa que la quiero. He pasado momentos de tristeza, he llorado, me he sentido solo (demasiado). 

Si tuviera que hacer un balance, diría que el 2016 ha sido un mal año. Pero un mal año con cosas buenas. Lo he llevado bien, he vivido (o me he dejado vivir). Me han ayudado a vivir muchas personas. Eso es lo que vale la pena. Las personas.

Queda un día de este año y empezará el 2017. Prefiero los años impares, creo. A ver si hacemos del 2017 un buen año, porque es algo que no viene solo, hay que hacerlo. Hagámoslo juntos.

21 diciembre 2016

Apretar mucho los dientes cuando duermes


El desdén de una mirada que ya no muerde
-dulcemente-,
la experiencia inexacta de no tenerse a uno mismo,
una
                 rata
                                   muerta
que no deja pasar el agua por el sumidero.
Que no deja fluir las lágrimas,
que sigue mordiendo y contagiando,
una rata que es veneno dolor muerte.
Volver a ser uno sin idilios ni aviones de papel,
agarrar las manos en el abrazo,
soñar que seguimos soñando.
Volar en alfombras que son raíces.

La estufa fría del dolor y la amargura
se pudre en el fango sórdido de tus pupilas tristes.
El llanto es ahora lodo, la cara es barro,
la sonrisa es mierda.
Somos curiosos incluso cuando no queremos querernos.

Amar es dar lo que no tenemos incluso cuando no tenemos nada.
Amar es apuñalarse y tragar la sangre.
El amor y la muerte se parecen demasiado.
Demasiado a verte y no tocarte
por miedo a abrasarme las manos.
Huele a podrido y no son mis sueños:
son tus pestañas que, preciosas,
aletean mágicamente como murciélagos chupasangre.
Mariposas negras que arrancan la piel a mordiscos.
Qué bonitas tus pestañas cuando miras al sol y se derriten.

Eres tan bonita que ojalá me dieran uno de tus huesos cuando mueras.
Un fémur tuyo sería mi nuevo amor platónico
en un plato de lentejas frías.
Quisiera ser árbol para hacer raíces en tu estómago y vivir en tu vientre.
Nacer de tus cenizas como si fuera un fénix.
Volar a nado tus cicatrices que se vuelven heridas abiertas.
Tragar tu sangre en arcadas de amor verdadero.

Si no te he soñado todavía es porque serías la pesadilla más bonita del mundo.
Porque me da terror despertar y que haga tanto frío
que tenga que taparme hasta la cabeza con la manta.
Ya es invierno y te estás volviendo escarcha.
Escárchate conmigo si te atreves.

Seamos muérdago creciendo entre las ruinas de un cementerio.
Veamos películas de Tim Burton agarrados de los pies.
Fumemos hasta convertirnos en la nueva foto de las cajetillas de tabaco.
Fumar mata. Vivir también.
Mátame, que quiero vivirte y no sé cómo se hace.

Contemos hasta diez las gotas de sangre y volvamos
la cabeza
hasta ahorcar los miedos.
Aráñame con tus dedos carámbanos de hielo
mientras me dices que me quieres así,
muerto y triste.

Muerto y frío.

Muerto y muerto.

17 diciembre 2016

Soy pero no quiero

Tengo una espina clavada en las entrañas,
una flor creciendo en cada cuenca de los ojos,
una cena de empresa atragantada en mil polvorones.
Tengo las gracias dadas por mil cigarros que me han dado
alojadas
en un por ejemplo que me deja muerto.
Sentado aquí, si quieres.
Una risa, por favor,
que se esconde en un "¿me estás vacilando?"
oculto en un "¿qué te cuentas?".
Olvídate de estar a todo.
No has perdido la cartera todavía.
No has perdido la esperanza.
Ni la noción del tiempo.
Respira.
Eres uno.
Uno entre tantos.
Entre tontos.
Un tonto más que se deja llevar por saber el sabor de unos labios.
Por favor.
Por cierto.
Por qué no.
Dime que no miras a la cara a las circunstancias,
que llevas queriendo estar muerto desde hace ocho años,
que no te has cortado las venas lo suficiente.
Dime que te pierdes por perderte entre sus brazos y que no hay manera.
No hay forma de ser tú.
¿Qué íbamos a hacer?
¿Qué queremos?
Una vez al año no hace daño.
La Navidad es comer animales muertos.
No quieres tocar unas manos que no son las suyas.
No la echas de menos pero te hace falta.
No llores.
No grites.
Disimula.
Eso es todo.
No ser, parecer, ocultarse.
Ser yo es tan difícil que soy otros porque ser yo me dolería demasiado.
Vuela alto, lejos,
y déjate caer.
Que te vean.
Morir nunca fue tan divertido.
Estaba bien.
Como si hubieran pasado veinte años.
Como si estuvieras igual,
un jubilado más que no sabe qué hacer,
que cuenta historias de reinas muertas.
Lo único que no puedes ocultar es tu mirada.
Te delata como un cascabel que no sabes leer.
Empieza a agobiarte.
A ser tú de nuevo.
Intentas no ser, pero eres,
porque ella, fuerte, sigue sin existir.
No llores.
O disimula.
El dolor es tu enemigo y te ha ganado.
No quieres ser pero desaparecer es imposible.
Sueñas con la playa de Canarias y duele.
Sal, déjate morir a versos y descansa,
que los besos son para otro y tú no tienes nada de lo que arrepentirte.

Quike D-B

05 diciembre 2016

Maravillas Jam: jueves 8 de diciembre

¡Hola a todas y todos!


El próximo jueves 8 de diciembre estaré junto con Alba Águila y Efrén García como artista invitado en la Maravillas Jam, que tiene lugar cada dos jueves en la sala Maravillas (Calle de San Vicente Ferrer, 33, Malasaña, Madrid) y que presenta Jorge Valverde.

Habrá música por parte de Efrén, poesía por parte de Alba y mía (yo hago lo que puedo), micro abierto para quien quiera salir a cantar o recitar, cerveza y muy buena gente. Para mí sería fantástico encontraros por ahí porque no todos los días te invitan a estas cosas y es un honor que Jorge haya querido contar conmigo. Espero que no me defraudéis y que acudáis en masa para verme recitar algunos de mis poemas, bebernos las caras y vernos las cervezas.

Ah, no lo he dicho, pero la entrada es GRATIS, así que no tenéis excusa.

Tampoco lo he dicho: es a las 21:30h. Este jueves. En la sala Maravillas. Será maravilloso veros.